Buscar
  • Nicolas de la Plaza

Una crisis superficial y forzada.

En tiempos inusuales, diversas preocupaciones. Fuimos directa o indirectamente afectados por varios factores que van desde la caída tremenda de portfolios en mitad de marzo, pasando por la prohibición de viajar en avión, la deflación de activos en real estate, caídas del 90% en toda la industria salvo excepciones circunstanciales y malestar incluso emocional a causa del actual encierro.


Sin embargo, la historia ha dado numerosos ejemplos de cómo se comporta el mercado en estas situaciones. La única condición para que el mercado desaparezca para siempre es que desaparezca todo rastro de ser humano del planeta. Mientras existan personas que consuman bienes el mercado tendrá su presencia vital y fundamental. Eso seguirá así dejando incluso de lado el intento --siempre con finales tristes-- de regularlo o sustituir su acción social con el Estado.

Esta crisis a diferencia de otras similares como la de 1929 o la del 2008 tiene al poder de policía del estado concentrado en frenar la actividad comercial y limitar el capitalismo a lo mínimo indispensable para sobrevivir.


Al no tener un componente de acomodamiento financiero como las anteriores, la sustancia que da vida a esta crisis es superficial.


Y cuando hablamos de "superficial" nos referimos a que es una crisis forzada (por razones sanitarias) y no natural, entendiendo los procesos de mercados de manera pura como procesos naturales que derivan del mero accionar de la oferta y la demanda. Esta superficialidad es fácilmente visible en la recuperación financiera que se denota mientras se elevan por miles la cantidad de infectados por el virus chino.

En conclusión, esto esta lejos de ser un crack, mas bien es una oportunidad para reflexionar

donde estamos parados en nuestras inversiones o estructuras, y agregar un factor nuevo de riesgo que funciona como un wrapper con estos activos subyacentes: (1) embates biológicos, (2) que activan embates políticos o estatales y (3) que a la vez activan un rol mediático como cómplice de los factores (1) y (2). Son aspectos para considerar que fuera de lo organizada que este nuestra estructura o las malas decisiones que afecten al portfolio, son condiciones que están fuera de nuestro control y que hay que tenerlos en cuenta como nuevos jugadores de este siglo a la hora de pensar nuestro futuro patrimonial.


Cómo puede ayudar ZBL en esta pandemia: Son momentos de freno involuntario pero a la vez podemos aprovechar para pensar con tranquilidad en dónde estamos parados y prepararnos para el "rebote" que esta por llegar.

Cualquier duda o consulta visite nuestro sitio en zbl-legal.com o escriba directo a info@zbl-legal.com

207 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn Social Icon