Buscar
  • Nicolas de la Plaza

Mudanza Fiscal. Realidad vs. Mito.

El gobierno de Argentina esta semana decidió emprender una batalla contra lo que llaman "mudanza fiscal". El operativo mediático anuncia que "se perseguirán los activos de los argentinos que tengan en el exterior a los que decidan mudarse fiscalmente".

Una vez más un gobierno argentino decide gobernar con una lógica propia que no tiene relación alguna con la ley internacional y el sistema de mercado global. La mudanza fiscal por empezar no es una estructura o un vehículo para esconder bienes o pagar menos impuestos, simplemente es dejar de ser residente fiscal de un país y pasar a ser residente fiscal en otro.


La residencia fiscal tiene poco que ver con residencias migratorias o en definitiva: pasaportes. Sino el cumplir un plazo determinado viviendo en un país para empezar a tributar en el mismo. Generalmente la residencia fiscal se cumple a los 6 meses viviendo en un país, en Estados Unidos, por ejemplo, se deben vivir 183 días para pasar a ser residente fiscal. Aunque el único documento de residencia que poseamos sea una visa de turista.


La mudanza fiscal no es ni mas ni menos que la perdida de la residencia fiscal, esto es vivir menos tiempo en el país que el mínimo tiempo requerido para tributar. Para seguir con el ejemplo de Estados Unidos: vivir 182 días en el país (siempre que no se cuente con la ciudadania).


Las personas que eligen mudarse "fiscalmente" de Argentina simplemente pasan a ser residentes fiscales de otro país. Eso no quita, por supuesto, que sigan tributando impuestos a la propiedad situada en Argentina, a las rentas que aun les queden o las retenciones por ser accionistas de compañías en Argentina. Simplemente se elige registrarse en la agencia fiscal de otro país y tributar allí. Esto significa que mudarse fiscalmente no

es "cerrar todo", sino simplemente pasar a otro regimen que cumpla con nuestras decisiones de vida y de nuestra economía.


La ultima apostilla relevante respecto a la Mudanza Fiscal es la razón por la cual se emprende ese camino. No siempre es por temas impositivos. Las razones son siempre preocupaciones o deseos. Una persona puede elegir dejar de ser residente fiscal por seguridad personal, por privacidad, por razones culturales o simplemente para estar más cerca de familiares en el extranjero.


Como puede ayudar ZBL:

En ZBL asesoramos en mudanzas fiscales a través de un Memorandum Legal preparado con toda la información que nos provea el cliente y recomendando el camino a seguir desde el lado legal e impositivo.

Cualquier duda o consulta visite nuestro sitio en zbl-legal.com o escriba directo a info@zbl-legal.com


0 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn Social Icon